E-mail:

info@centrodediacitea.es

Teléfono:

+(34) 671817031

Úlceras por presión: qué son y como prevenirlas

Las úlceras por presión son una lesiones de la piel muy habituales entre las personas que deben permanecer en cama mucho tiempo o que usan silla de ruedas. En este artículo te explicamos las clases de úlceras por presión que hay y cómo pueden prevenirse.

Qué son las úlceras por presión

 

Las úlceras por presión (UPP) son lesiones de origen isquémico, localizadas en la piel y tejidos adyacentes con pérdida de sustancia cutánea producida por presión continuada o fricción entre dos planos duros (generalmente el plano óseo y otro externo al paciente). Su principal causa es la presión mantenida y prolongada en el tiempo, provocando un colapso vascular capilar del área afectada. Si se restablece la circulación normal, se propicia una mayor afluencia de sangre a la zona, que se manifiesta por un enrojecimiento de la piel (hiperemia reactiva), pero si la anoxia (falta de oxigeno en las células) continúa, se produce la necrosis tisular y como consecuencia la UPP. Es conveniente recalcar que esta hiperemia es reversible.

Los factores tiempo y presión son inversamente proporcionales, es decir, niveles relativamente bajos de presión mantenidos durante un tiempo prolongado, pueden dañar los tejidos.
Además existen factores locales y generales que ayudan al desarrollo de estas lesiones y otros externos, como son las fuerzas mecánicas, tanto de fricción (roces con sabanas o superficies rugosas), como de cizallamiento (movimientos y arrastres), así como la humedad (exceso de exudado y/o incontinencia) ya que la maceración produce un deterioro de la piel disminuyendo la resistencia y favoreciendo su erosión y ulceración. Por tanto se puede decir que las UPP son de etología multifactorial.

Tipos de úlcera por presión


Las UPP se clasifican según el grado de afectación de los tejidos:

  • Estadio 1: Eritema cutáneo que no palidece al presionar. Pieles oscuras: tonos rojos, azules o morados. En comparación con un área adyacente u opuesta no sometida a presión puede incluir cambios en temperatura, consistencia y sensibilidad
  • Estadio 2: Pérdida del grosor de la piel que afecta a la epidermis, dermis o ambas. Úlcera superficial que presenta aspecto de abrasión, ampolla o cráter superficial.
  • Estadio 3: Pérdida total del grosor de la piel, que implica lesión o necrosis del tejido subcutáneo, que puede extenderse hacia abajo pero no a la fascia subyacente.
  • Estadio 4: Pérdida total del grosor de la piel, que implica destrucción extensa, necrosis del tejido o lesión en músculo, hueso o estructuras de sostén (tendones, capsulas articulares). En este estadio como en el 3 pueden aparecer lesiones con cavernas, tunelizaciones o trayectos sinuosos.

 

Cómo prevenir úlceras por presión

 

Lo mejor para prevenir las úlceras por presión es: movilización, cambios posturales, nutrición e higiene, uso de dispositivos de descarga como almohadillas, espumas, taloneras, coderas, colchones especiales de aire o agua y cuidados de la piel con tratamientos tópicos (humectantes e hidratantes). El tratamiento se basa en medidas locales y generales. Se deben realizar cambios posturales sistemáticos cada 2 – 3 horas en encamados y cada 1 -2 horas en silla ruedas, y la dieta debe ser rica en calorías y aminoácidos con suplementos vitamínicos (vit C+ Zinc).
Las medidas locales dependerán de la gravedad o estado de la úlcera. En el caso de que las úlceras sean importantes o en caso de infección se requerirá asistencia médica y enfermera para realizar las curas y los desbridamientos.

Juan Luis García Lázaro
Enfermero de CITEA

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿En qué podemos ayudarte?